La ciudad de Barcelona ya lleva tiempo posicionado como destino turístico de primer orden. Esta idea viene avalada por la cantidad de cruceros que visitan la ciudad. Con 2,6 millones de visitas, Barcelona se ha convertido en el primer destino del Mediterráneo y de Europa para los adictos a los cruceros. Durante el verano de este 2014 se espera un nuevo récord de visitantes.